Pasos y Atributos

PASOS
 
 

 

 Nuestro Padre Jesús de la Agonía:
 
Talla de Jerónimo Nogueras datada en el año 1588, fué encarnada por Roland de Mois. 

Es una bellísima imagen de Cristo en la Cruz, en su agonía, de esbeltas proporciones, destacándose en ella el rostro, con las huellas del dolor y la asfixia de los últimos momentos de su vida, con la boca entreabierta y los ojos casi cerrados elevados hacia el cielo en el momento supremo de su entrega al Padre.

Tradicionalmente se tenía esta imagen como obra anónima y se le atribuyó inicialmente al pintor Rolam de Mois, de fines del siglo XVI. Mario de la Sala Valdés nos da la data del obrero Legassa para las obras de la iglesia de San Pablo y en una de ellas dice: “Por una imagen de Christo Crucificado con la Cruz pagué a Nogueras, Architeto (escultor) 1140 sueldos, hay apoca de Miguel de Villanueba (notario) en 26 de noviembre y la dicha imagen la encarnó gratis Roland de Mois, pintor (año 1588, según se desprende de otra ápoca de la misma época)”.

Creemos ciertamente que la escultura es obra del escultor-arquitecto (hay que entenderlo como de retablos), Nogueras, del que no conocemos por ahora ninguna otra obra más, y que la participación en esta obra del pintor Rolam de Mois es tan sólo, aunque muy importante, en la carnación de la imagen, es decir, el trabajo de la pintura de la talla.

En el año 1950 se colocó la imagen del Santo Cristo de la Agonía en una nueva cruz de madera, a la que en el año 1952 se añadieron unas cantoneras de plata, cuando fue restaurada la imagen por los Hermanos Albareda, colocándole una trinidad de plata, obra del platero Fernando Monterde, que también hizo las cantoneras.

Si bien en su primer desfile procesional, en el año 1944, salió sobre la peana de la Cofradía de la Virgen del Carmen, para el año siguiente la Cofradía del Silencio mandó realizar al escultor Antonio Bueno Bueno una nueva carroza, que fue bendecida por su director espiritual, don Ramón Morales, el día 28 de marzo de 1945. En la greca se representaron escultóricamente en relieve los cinco misterios dolorosos: Oración en el Huerto, Flagelación, Coronación de Espinas, Jesús Camino del Calvario y Crucifixión y Muerte del Señor, decorados con plata de ley bruñida.

 

 

Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, Virgen Blanca:
 

Talla de Jacinto Higueras, data del año 1953.

La Cofradía se puso en contacto con el imaginero natural de Jaén y vecino de Madrid, don Jacinto Higueras Cátedra, para que realizara la imagen de la Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, pero con la idea de que fuese una imagen distinta a todas las “Dolorosas” que ya había en la Semana Santa zaragozana. 

Es una bellísima imagen de la Virgen, en el momento supremo de la muerte de su Hijo, al pie de la cruz, con una expresión verdaderamente impresionante que, sin llegar a lo trágico, testimonia el dolor de la Madre de Dios, dentro de una inigualable belleza. Mide 1,80 metros de altura y fue policromada por la pintora madrileña Marisa Roesset. Por sus vestiduras blancas, se le conoce como la “Virgen Blanca”. 

Fue bendecida el 2 de Abril de 1953, Jueves Santo, por el cura ecónomo de San Pablo y director espiritual de la cofradía, don Juan Francisco Abella. Esta imagen no pudo procesionar en el Santo Entierro que se celebra el día de Viernes Santo hasta el año 1968. 

La carroza fue construída en 1953 por don Antonio Saló y adornada a partir del mes de Febrero de 1958 por los artesanos del barrio de San Pablo: tallista Vicente Blanco, carpintero Bonifacio Tregón, dorador Angel Marquina y electricista Alfonso Marco. En la greca lleva cinco medallones con los cinco misterios dolorosos, entrelazados por un rosal con cincuenta rosas que corresponden a las Avemarías. En los ángulos hay cuatro cabezas de ángel y cuatro candelabros, y delante de la Virgen, dos ángeles sosteniendo otros dos candelabros que iluminan el paso (estos dos últimos candelabros no figuran actualmente en la carroza). 

Esta imagen es propiedad de la cofradía, y recibe culto junto con la del Santo Cristo de la Agonía en una capilla de la iglesia parroquial de San Pablo. Esta capilla fue restaurada por los Hermanos Albareda en 1952 y bendecida por el Arzobispo, don Rigoberto Doménech y Valls, el día 29 de febrero del mismo año.

 

 
 
 
 ATRIBUTOS
 
 
 
 
Gancho:

Símbolo del barrio y de la parroquia de San Pablo. Abre todas la procesiones de la Cofradía.
 
 
Guión:

Estandarte de la Cofradía, es de terciopelo negro, y lleva bordado el emblema en el anverso y el nombre de la Cofradía y año de fundación en el reverso.
 
 
 
 
Cruz In Memoriam:

De madera, lleva en relieve la insignia de la Cofradía, y el letrero INRI. En ella están grabados los nombres de todos los hermanos fallecidos.