Historia

La Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Agonía fue fundada el día 2 de Enero de 1944, conmemoración de la Venida de la Santísima Virgen en carne mortal a Zaragoza, por un grupo de jóvenes de Acción Católica de la parroquia de San Pablo.

Ese día por la tarde, a la hora del café, surgió el tema de las cofradías y de cómo en Zaragoza existían grupos escultóricos que representaban los momentos cumbre de la Pasión y Muerte de Cristo.

Alrededor de estos pasos se habían constituido algunas cofradías y aquellos jóvenes se plantearon fundar una en su parroquia. La parroquia de San Pablo, del popular barrio de El Gancho de Zaragoza, había sido pionera en muchos movimientos de apostolado, y debía tener su propia cofradía penitencial, que además enriqueciese los desfiles procesionales de la Semana Santa zaragozana.

Había una imagen de Jesús en la Agonía de gran veneración por todos los fieles que acudían a San Pablo, que se sacaba por las calles del barrio en un Vía Crucis que se celebraba la tarde del Domingo de Ramos, y fue unánime la opinión de que la Cofradía debía fundarse en torno a esta Imagen. De acuerdo con ella, el título de la Cofradía sería: Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Agonía.

Poco tiempo quedaba entonces para Semana Santa, pero animados por el párroco y los sacerdotes de la parroquia, se consiguió participar ese mismo año en los desfiles procesionales.
 
Se vivieron momentos intensos, pues había que preparar todo, el programa de actos, el hábito, los atributos y el Paso.

Al preparar los actos, se vio que ninguna cofradía procesionaba en la tarde del Jueves Santo y se pensó en celebrar un solemne acto religioso y a continuación la Procesión del Silencio, dirigiéndose a la Basílica de Nuestra Señora del Pilar para hacer estación ante el Monumento.

Así se hizo el 6 de Abril de ese mismo año, 1944;  a las ocho de la tarde se abrían las puertas de la Iglesia de San Pablo para que 47 hermanos de hábito acompañaran al Paso de Nuestro Padre Jesús de la Agonía.

Asistió numeroso público que, al paso de la cofradía, enmudecía al ver el impresionante silencio que solamente era roto por el sonido de una corneta.

Pasaron los años y a nuestra Cofradía le faltaba una imagen de la Santísima Virgen, y se pensó en que fuera algo distinto, tanto en su figura como en su atuendo, pero que estuviera vinculada a la Pasión de Cristo. Así, en la Semana Santa del año 1953, salió a la calle por primera vez la que hoy todos llaman Virgen Blanca,  que acompaña a Cristo durante su Pasión. A partir de entonces, la Cofradía tomó también el nombre de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos.

En el año 1968, esta Imagen procesionó por primera vez en el Santo Entierro autorizada por la Hermandad de la Sangre de Cristo.

En estos momentos somos 370 hermanos y hermanas los que integramos la Cofradía, y que año tras año desfilamos en silencio, llevando silencio y viviendo el "Silencio", nombre con el que popularmente se conoce ahora a nuestra Cofradía.